Pararrayos para Torres

Las situaciones de alto peligro en caso de tormenta con descargas eléctricas y las condiciones meteorológicas provocan que los posibles daños, tanto humanos como materiales,  ocasionados por la descarga de rayos sean muy altos, siendo imprescindible contar con un sistema de protección contra el rayo capaz de prevenir dichas pérdidas.

Disponemos de  sistema,  para la protección, externo  e interno:
- Sistema de protección externo contra el impacto directo del rayo sobre edificios y personas mediante pararrayos.
- Sistema de protección interno contra sobre tensiones de equipos conectados a red eléctrica, líneas telefónicas, redes informáticas, líneas de radiofrecuencia y equipos de control y medida.
- Otros sistemas de protección: Puntas múltiples Franklin, Jaulas Faraday…
Especializado en mantenimiento e instalación de pararrayos, tomas de tierra y protectores de sobretensiones. Somos una empresa altamente cualificada para la creación de soluciones a la medida de cada cliente.
Nuestro compromiso es atender todas las necesidades de nuestros clientes brindándoles excelente calidad, precio y servicio. Tenemos como principal objetivo su satisfacción total a través de la mejora continua, la explotación de recursos tecnológicos, el trabajo en equipo para el desarrollo y la labor del personal.

El pararrayos no es más que un dispositivo que, colocado en lo alto de un edificio, dirigen al rayo a través de un cable hasta la tierra para que no cause desperfectos.

Ya hemos comentado que normalmente las nubes de tormenta tienen su base cargada negativamente, mientras que la región de tierra que se encuentra debajo de ellas, por efecto de inducción electroestática, presenta carga positiva.

Las cargas negativas de la nube se repelen entre sí y son atraídas por las cargas positivas de la tierra.

Puesto que el pararrayos está conectado a tierra, sus electrones son repelidos por los de la nube con lo que queda cargado positivamente al igual que la tierra bajo la nube.

Debido a la forma y características del pararrayos (efecto punta), la densidad de carga en la punta del pararrayos es tal que ioniza el aire que lo rodea, de modo que las partículas de aire cargadas positivamente son repelidas por el pararrayos y atraídas por la nube, realizando así un doble objetivo:

    por un parte, se produce una compensación del potencial eléctrico al ser atraídos esos iones del aire por parte de la nube, neutralizando en parte la carga. De esta forma se reduce el potencial nube-tierra hasta valores inferiores a los 10000 V que marcan el límite entre el comportamiento dieléctrico y el conductor del aire, y por tanto previenen la formación del rayo.IMG-20140121-WA0035

    Por otra, conducen al rayo a tierra ofreciéndole un camino de menor resistencia. Este camino lo formarán el pararrayos, el conductos de descarga y las tomas de tierra.

Un fenómeno que debemos tener en cuenta es el de "disipación natural", que es producida por los arboles, vallas, rocas y demás objetos de forma puntiaguda, ya sean natural o artificiales, sometidos al campo eléctrico de la nube de tormenta, que irán produciendo esa compensación de potencial de forma natural, produciendo la neutralización de la carga de la nube, o al menor, reduciéndola significativamente, con lo que se disminuye el riesgo al llegar la nube sobre zonas habitadas o peligrosas.